jueves, 23 de abril de 2015

El pájaro se ha ido.

¿Por qué? Ni idea. Quizás esa mala pécora, a la que algunos llaman inspiración, se ha largado.
Sí, sin duda es eso. Me ha abandonado como el pequeño pájaro abandona su nido ante la llegada del invierno, para buscar un lugar más cálido y acogedor. 
Sí, sin duda es eso. Mi corazón ya es demasiado frío. Aquí la inspiración ya no es bien recibida. La música de mi mente ya suena demasiado baja.
Sí, sin duda es eso. Ya no hay cantos, solo sollozos invernales. Ya no hay colores, solo oscuridad. Ya las ramas de la imaginación están desnudas.
Sí, el pájaro se ha ido.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada